sábado, 12 de diciembre de 2015

COMPRA CON CABEZA, PIENSA EN TÍ.

Echo de menos un mercado tradicional en Candás y Luanco.



 Cuando hablo de mercado tradicional no me refiero al mercadillo de los sábados especialista en bragas y calcetines, me refiero a un mercado del campo de Carreño y Gozón, donde podamos comprar a la vez que colaborar con la economía de los dos municipios.

 Donde los clientes puedan comprar productos de calidad dando la ganancia a su productor directo, apartando del camino a las grandes cadenas comerciales que quita el beneficio a los productores (vecinos) y hace que los consumidores paguemos mas por menos.

 Estas grandes comercializadoras encima cotizan fuera y aquí no dejan nada, bueno si, sueldos de subsistencia en el mejor de los casos, junto a paro y calles muertas con los bajos comerciales cerrados.

La economía es una cadena, con esto quiero decir que si tu le compras a tu vecino él a su vez puede hacer gasto en tu empresa, pagar los impuestos en tu ayuntamiento que lo gastará en servicios para ti.


 Si lo gastas en un centro comercial, ese centro comercial lleva a cerrar a la tienda de tu barrio que cotiza en tu ayuntamiento, manda al paro a la persona que estaba al frente, por si fuese poco, al agricultor lo estruja hasta el punto de vender por debajo de coste de producción, por lo tanto este agricultor tampoco puede gastar en tu empresa ni cotizar en tu ayuntamiento ni cotizar para tu jubilación, seguridad social etc etc.

 Para aportar a la economía local, yo creo que tanto el ayuntamiento de Carreño como el de Gozón, debieran de dar la oportunidad a estos mercados tradicionales en ambos pueblos o bien alternando las semanas o los días.

 Punto principal sería la presentación, calidad y limpieza de los puestos, mercancía y vendedores o lo que es lo mismo, no vender lo que les sobra en casa, ni fabes de Galicia o fruta de Murcia, vender productos de la mas alta calidad, cuidados, frescos, ecológicos de Carreño y Gozón que compitan en calidad con los productos de las grandes distribuidoras.



 Para esto la mancomunidad debiera organizar unos cursos de formación, a la vez de llevar un control que no permita poner a la venta productos de baja calidad que quite prestigio al mercado en su conjunto.

Esto nos beneficiaria a todos los vecinos sin excepción, desde el agricultor hasta el consumidor, pasando por la hostelería, tiendas de ropa, etc etc y finalmente el mismo ayuntamiento.

 Esto en países como Francia ya llevan años haciéndolo, lo llaman mercado sostenible.

 Víctor Manuel Suarez García

No hay comentarios:

Publicar un comentario